Por: Rossina Castagnola

Los regalos que nos atrevemos a abrir

Los regalos que nos atrevemos a abrir

“El aprendizaje  está siempre presente, depende de nosotros mismos aceptarlo o dejarlo pasar.”

Motivo

En nuestra vida laboral pasamos por diferentes etapas de aprendizaje.  En la primera etapa damos mucha importancia a los conocimientos técnicos que nos proporcionan una base teórica necesaria donde muchas veces por la falta de experiencia hay conceptos que se afianzan o toman relevancia solo cuando iniciamos nuestra vida laboral; hay otra etapa donde nos enfocamos en el conocimiento del puesto que llevaremos a cabo y pasamos por una etapa de formación generalmente en la misma organización donde muchas veces el conocimiento se refuerza en la misma ejecución de los procesos donde es necesario el seguimiento y refuerzo oportuno.  El aprendizaje es evidente y tangible donde nuestra valoración está vinculada con el resultado de las evaluaciones  como consecuencia de nuestro esfuerzo personal.
Hay otra dimensión del aprendizaje que está vinculada con el día a día, con las relaciones interpersonales, las relaciones jerárquicas, el vínculo  con el o la Líder, el aprecio de las diferencias y el conocimiento de nosotros mismos.  Es este aprendizaje el motor interno que nos da un motivo personal del porque trabajar y llevar a la práctica todos los conocimientos teóricos adquiridos para enfocarnos en los resultados que queremos tener.  Este aprendizaje lo llamaremos vivencial

 

Actitud: La visión de nosotros mismos

 

Hay una diferencia entre hacer las cosas bien vs excelente.  La clasificación no solo depende del resultado final, que generalmente es una consecuencia de como se hizo la tarea – CONOCIMIENTO TEORICO – , sino de un conjunto de eventos que nosotros mismos provocamos y de la actitud que ponemos al ejecutarlos – APRENDIZAJE VIVENCIAL.

 

El aprendizaje Vivencial está presente siempre  pero  depende de nuestra apertura y nuestro deseo de ser mejores el poder aprovecharlo.  Este aprendizaje VIVENCIAL es el que nos dará el valor agregado y el factor diferencial.

 

Evaluándonos:

 

¿Realmente hacemos las cosas con pasión? ¿Realmente disfrutamos el hacerlas? ¿Estamos dispuestos a desafiarnos a nosotros mismos y a poder apreciar y respetar diferentes maneras de tomar decisiones a las nuestras? ¿Cuál es mi apertura frente a lo diferente, a lo que me puede sacar de mi zona de confort?,  ¿me quedo callado cuando tengo una posición diferente? ¿soy capaz de ver el límite del exceso de confianza?¿ me paraliza la jerarquía?,¿ tengo buenas ideas pero no las llevo a la acción?

 

Son algunas preguntas que podemos hacernos para poder desafiarnos y atrevernos a abrir esos regalos que la vida nos da y que muchas veces por conformismo o miedo no nos atrevemos a abrir.  !Vamos! seamos atrevidos y aprovechemos cada oportunidad.

 

Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *