Por: Rossina Castagnola

Liderazgo: la realidad de una Líder y Madre

Liderazgo: la realidad de una Líder y Madre
A través del tiempo vivimos la evolución del rol de la mujer,  en especial en puestos de liderazgo, en todos los campos sin distinción.   Esto es un motivo de celebración y orgullo para la sociedad y en especial para nosotras, pues se reconoce el valor de nuestra feminidad y el aporte que brindamos  al trabajar en equipo, ya que la combinación de género: masculino y femenino, hace la fuerza.
Esta evolución del rol de la mujer trabajadora y/o  líder, también tiene un impacto evidente en el rol más relevante que como mujeres nos toca vivir: el Rol de Madre.
 
Es muy importante que seamos conscientes del impacto de nuestras decisiones tanto en el trabajo como en el hogar, en el rol de madres, para poder encontrar un balance que nos haga sentir realizadas en ambas dimensiones.  A partir de mi experiencia resaltaré algunos aspectos para reflexionar en hacer del trabajo un espacio de realización, y de la familia, el tesoro más preciado y mejor cuidado que nos hará felices:
DEFINIENDO METAS:
  • Así como tenemos metas en el aspecto profesional y laboral es necesario definir nuestra Misión, Visión y hacer un FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), de nuestro rol de mamás.
  • Puedes hacerlo sola o en familia, de esta forma se puede desarrollar un “plan estratégico personal realista” que nos permita saber dónde estamos y a donde queremos llegar en este rol de madre,  que es uno de las más importantes de nuestra razón de ser como mujeres y definir así nuestras metas a corto, mediano y largo plazo.
LA COMUNICACIÓN: APERTURA Y SINCERIDAD
  • Ser honesta con nosotros y los demás: Compartir con nuestra pareja o familiares más cercanos nuestras prioridades como profesionales y como madres es valioso, pues nos podrán retroalimentar y brindar soporte cuando sea necesario.   No dejar al azar el desarrollo profesional y personal, planificarlo evita la frustración de no cumplirlo.
  • Ser franca con nuestras jefaturas: Estar alineados con las expectativas y logros esperados definiendo juntos un balance que permita el logro de las metas,  la flexibilidad y apoyo cuando sea necesario.
ORGANIZANDO MI TIEMPO
  • Una mujer trabajadora sabe organizarse: apoyarse de listas de tareas, calendarios de actividades, agendas, etc. es necesario para que los temas prioritarios estén cubiertos y se cumplan con las metas de ambos roles.
  • No caer en la tentación de asumir más roles y responsabilidades de las que se pueden en el tiempo que se cuenta.  Seamos conscientes de que asumir un compromiso requiere dedicación y tiempo que impacta en el espacio familiar y puede pasarnos la factura.  Los hijos necesitan calidad y cantidad de tiempo.
DELEGAR EN LA OFICINA Y EN EL HOGAR:
  • No asumirlo todo: Es muy importante que las responsabilidades tanto del hogar como de la oficina estén repartidas.
  • En la oficina podemos caer en la tentación de asumir más responsabilidades de las que debemos – por pensar en que solo nosotros lo haremos bien-  y por ende nos tomarnos más tiempo del debido para poder llegar a casa.
  • Distribuir responsabilidades en casa: Hoy en día esto es frecuente pues tanto papá como mamá pueden estar trabajando y por ello repartirse las obligaciones de la casa ayuda a balancear la carga y ser más eficientes.   Es muy importante permitir que otros asuman tareas que nos descarguen para tener más tiempo en familia disfrutando los momentos juntos.
  • La clave: desarrollar y permitir confianza
CON QUIEN DEJO A MIS HIJOS(AS)
  • Contar con una persona responsable que nos apoye es lo ideal, de ser así es necesario darte un tiempo para poder identificar a esta persona, si es un familiar vas a tener la tranquilidad y la confianza desde el primer día, pero si no lo es, debes de generar un tiempo de adaptación.
  • Evaluar alternativas como cunas o guarderías es válido, visitar el local a diferentes horas y solicitar referencias es  muy valioso para poder tomar la mejor decisión.
  • Debes de tener a la mano siempre una relación de agencias de empleo o contactos que te puedan brindar personal de confianza cuando sea necesario.
¿MI DESARROLLO PROFESIONAL O MI ROL DE MADRE?
  • Esta es una disyuntiva que nos debe llevar a la reflexión en varias etapas de nuestra vida con la intención de irnos transformando positivamente pues ambos requieren de una evolución personal.
  • Descubrir  nuestro balance profesional (como líderes) y personal  (como madres) es la clave para no sentir  frustración que nos lleva a desmotivación y no nos permite cumplir con ninguno de los dos roles a cabalidad.
Los dejo para la reflexión con un video de Inés Temple, Presidenta de DBM Perú y Chile, madre  y ejecutiva talentosa.

 

 

Les deseo éxitos en esta tarea maravillosa de ser Lideres y Madres exitosas!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *