Por: Rossina Castagnola

Liderazgo: ¿sabes delegar?

Liderazgo: ¿sabes delegar?

La palabra delegar proviene del verbo legare que da origen también a legar y  legado lo cual es muy simbólico, pues al delegar en nuestros colaboradores los estamos empoderando y también brindándoles nuestro propio legado como lideres ya que ellos van a tener la oportunidad de desarrollarse poniendo en práctica lo aprendido de nosotros y ello es la base de su desarrollo profesional que se fundamenta en la confianza que se genera.

La delegación parece obvia y sencilla, pero en la práctica es muy compleja pues requiere una inversión de tiempo y disponibilidad por parte del líder necesario para la generación de confianza y un buen nivel de comunicación que propician la delegación y los resultados esperados.  Lo bueno que una vez encontrada la punta de la madeja ¡es una bendición! Aquí algunos aspectos a tener en cuenta para desarrollar esta habilidad que es uno de los pilares del liderazgo:

 

¿QUE PUEDO Y DEBO DELEGAR?
  • Definir QUE delegar:  Dentro de sus objetivos y metas cuales son las actividades, proyectos, programas que puede y debe delegar que van a impactar de manera positiva en los resultados del equipo.  Este punto de definición es el más complejo y estratégico pues impacta a la vena en el resultado.
  • Ser consciente de  que y como delego: Depende mucho del tipo de líder que somos pues podemos encontrar algunos que “delegan todo” y otros que “no delegan nada” ambos extremos no nos ayudaran en alcanzar los objetivos.  ¿Dónde estamos nosotros? Es la primera pregunta que te invito a hacerte, si no lo tienes claro ten a la mano la posibilidad de reunirte con tu equipo, con algún colaborador y con tu propio líder para pedirles retroalimentación de que, como y cuando delegas.  Este ejercicio te ayudará mucho.
  • Tener claro el plan o la estrategia a seguir: Tener la ruta definida nos ayuda a determinar las Áreas de responsabilidad del trabajo y a su vez las actividades que se delegarán a manera individual o en equipo ( funcional o interfuncional), la clave en esta etapa es involucrar a todos, para ello puedes usar diferentes técnicas: reuniones de trabajo en equipo, dinámicas, concursos internos, etc. Que te aseguren el entendimiento y alineamiento con el encargo dado.

 

GENERANDO CONFIANZA
  • La confianza es de ida y vuelta: Darte a conocer y conocer a los miembros del equipo en lo profesional y en lo personal nos ayudará a identificar la diversidad de los miembros y en base a sus fortalezas poder ejecutar la delegación.
  •  Brindar oportunidades: Siempre hay una primera vez y conocer a tu equipo te permite poder identificar cuando están listos para asumir un reto.  El darles el reto es una herramienta de motivación muy grande por ello debes saber cómo comunicárselo asegurándote el entendimiento y generar ese impulso que asegura el compromiso.
  • Motivarlos: Ayudarlos a atreverse es trascendental pues va mas allá del lado profesional y se ubica en el lado más emocional.  Como líderes somos inspiradores de nuestro equipo.  Dependiendo de la etapa en que esté cada uno dentro del ciclo de conocimiento de su puesto,  debemos acompañarlos de más cerca o más lejos.  “ni tan lejos que no alumbre ni tan cerca que nos queme”.  Lo importante es estar disponible para todas sus dudas, para levantarlos y aprender de los errores  cuando es necesario y de reconocerlos cuando van avanzando a buen paso.

 

 SEGUIMIENTO y PASION
  • Observación: la permanente mirada del líder es necesaria para hacer correcciones oportunamente y también dar la alerta cuando un proceso se debe cambiar o cuando una buena idea se debe implementar.
  • Comunicación: Definir el canal y periodicidad de la comunicación de seguimiento es necesaria para mantener el alineamiento y trabajo en equipo.  Aprender de los errores en equipo y compartir las buenas prácticas ayuda a todos.  Inyectar fortaleza y pasión por lo que hacen es muy importante.

 

 LA RESPONSABILIDAD
  • La responsabilidad del líder es inherente a su rol y por ello siempre debe dar la cara ante los resultados que se obtengan.  Esto genera mucha identificación y compromiso del equipo con su líder.
  • Reconocer públicamente los logros y las buenas ideas, personalizando los aportes es valioso.
  • La apertura con los miembros del equipo es necesaria para poder mantener viva la confianza que es la base de la comunicación y que asegura una buena delegación.
  • Resaltar la diversidad del equipo es una fortaleza que debemos aprovechar al  maximo.

Reflexión:

El líder – que al no estar en su centro de operaciones- se siente seguro y tranquilo de que todo marcha bien y que se estarán tomando decisiones oportunas y acertadas, es un líder que ha invertido tiempo en generar confianza y delegar.  Esto le permite tener una visión estrategica ” ver el bosque”  y siempre estar en avanzada.

Les deseo éxitos en el desarrollo de su delegación.

Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *