Por: Rossina Castagnola

¿Sabes escuchar?

¿Sabes escuchar?
El origen de la palabra escuchar proviene del latín “auscultare” que significa “inclinarse para aplicar la oreja” *. Ello nos invita a la reflexión de lo complejo que es el escuchar en el proceso de la comunicación humana, que implica, para el que escucha, una decisión generosa de dedicarle/regalarle ese momento al que se está expresando, donde el “inclinarse” se traduce en ponerse al nivel del otro, brindarle toda la atención y  concentrarse en lo que nos quieren comunicar y no en lo que queremos escuchar.
 
En el proceso de la comunicación tradicional vemos que el emisor envía un mensaje, el cual llega al receptor a través de un canal y un código.  Parece muy sencillo pero este proceso es simple  y 100% efectivo, si los emisores y receptores son unidades lógicas/computadoras/máquinas que transmiten información vía códigos que son interpretados con fidelidad y cero errores.
La complejidad del escuchar en nuestro día a día es que los seres humanos somos “un mundo” cada uno, únicos y emocionales lo cual impacta en la recepción del mensaje y por ende en las acciones que se dan a partir de él, por ello escuchar es la clave para asegurar el éxito de los objetivos que nos hemos trazado como personas y como equipo.
En mi experiencia para escuchar no se requieren solo los oídos sino todo los sentidos y bajo esta perspectiva los invito a una reflexión que nos permita poner énfasis en incrementar nuestra capacidad de escuchar.
CUANDO ESCUCHAMOS? para efectos prácticos, todo acto de comunicación nos está hablando y por ende nosotros estamos escuchando y tomando acción, por ello seamos conscientes que escuchamos:
  • Cuando tenemos una conversación frente a frente con otra persona
  • Cuando estamos conversando por teléfono o haciendo video conferencia
  • Cuando estamos leyendo una carta, tarjeta, correo electrónico, etc.
  • Cuando estamos observando la naturaleza, el medio ambiente que nos rodea, viendo obras de arte, fotos, etc.
  • Cuando simplemente estamos observando a los demás, el silencio también nos esta hablando.
LAS DIMENSIONES DEL ESCUCHA:
Lo visible/hard: se trata de lo concreto y real que escuchamos a través de diferentes medios presenciales y no presenciales y llega a nosotros vía:
  • Los oídos que recepcionan las palabras que emite el mensaje en el idioma que usemos, la entonación, los espacios de silencio, etc..
  • Los ojos que leen o se encuentran con la otra persona y captan su mirada, los gestos, los movimientos que realiza y observa el ambiente físico donde nos encontramos.
Lo invisible/soft: se trata de lo que sentimos, de la emoción que nos transmite el contacto con el otro, de lo que percibimos en este momento en que contactamos, en esta dimensión influye:
  • El ambiente que percibimos: como conectamos con el lugar desde donde recibirnos la comunicación y que nos predispone a como recibirla.
  • Los antecedentes:
    • los contactos previos que tuvimos con esta persona que grabaron una historia en nosotros que nos condiciona a recibir la comunicación de diferentes formas.
    • Nuestra propia historia personal.
LOS ENEMIGOS DEL ESCUCHA:Es importante que identifiques cuales son los aspectos que te alejan de ESCUCHAR, los más comunes en el día a día son:
  • El tiempo que le dedicamos, si no invertimos en un espacio de tiempo para el escucha vamos a caer en hacerlo superficialmente.
  • El hablar siempre, si sentimos que somos los dueños de la verdad vamos a impedir que los demás se expresen o cuando lo hagan nos costará aceptar su punto de vista y podemos caer en una trampa donde los colaboradores solo digan lo que saben que nos gusta escuchar aunque ello no sea bueno para el equipo o vamos a hacerles creer que los escuchamos pero al final hacemos lo que queremos y es el mensaje que damos al equipo.
  • Los prejuicios, nos pueden bloquear la información que recibimos y con ello evitar que se dé la comunicación.
  • Las herramientas como el teléfono, la PC, el BlackBerry, etc, puede interrumpir el escucha pues cortamos el momento, al no poner los ojos en la persona nos perdemos de un % muy importante del mensaje y lo peor podemos ofender al que está frente a nosotros.
LOS BENEFICIOS DEL ESCUCHAR
  • Nos permite asegurarnos que todo el equipo esta alineado y sabemos cuales son las fortalezas y áreas de mejora de cada uno, con las que debemos trabajar
  • Logramos las metas trazadas
  • Contamos con un excelente clima laboral pues el escucharnos fundamente la buena comunicación.
  • Genera confianza y espíritu de cuerpo
CONECTANDO CON EL OTRO: Para generar un escucha real, eficiente y profundo debemos practicar, algunos consejos:
  • Una mirada personal: Si no nos escuchamos no somos capaces de escuchar al otro.   Tomate un tiempo para ti y en una caminata pregúntate si te estás escuchando a ti mismo(a) si escuchas lo que tu cuerpo te está comunicando, si eres capaz de escucharte cuando estas triste, alegre, molesto.  Este es el punto de partida.
  • Evalúate: Para poder trabajar tu escucha tienes que saber cómo te perciben los demás.  Puedes hacer una encuesta verbal o escrita a tu equipo, compañeros y/o a tu jefe (también puedes recurrir a tu pareja y a tus hijos!)  Preguntándoles que tan buen oyente eres, solo debes recibir lo que te brinden OYENDO TODO,  sin justificarte o molestarte.
  • Practicar: proponte tener una conversación profunda a la semana, reserva en tu agenda este espacio, cita a la persona con tiempo y concéntrate en la conversación ( no pienses en otra cosa más que en lo que te dicen), proponte no interrumpirla y solo participar cuando la persona te dé el espacio.  No debes acaparar la conversación.  Se abierto a las criticas y a la reflexión.
El saber escuchar es un arte que nos conecta con los demás y nos permite disfrutar el camino.  Exitos!
Los dejo con un video para la reflexión!  Es muy bueno para compartir con el equipo y tambien con la familia!



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *