Por: Rossina Castagnola

Estrés! ( Segunda parte)

Estrés! ( Segunda parte)

Es común que cuando vemos a  alguien  “estresado” le digamos “relájate”, este deseo se manifiesta como “en automático”, aunque todos sepamos que eso no es algo  fácil ya que  no hay una receta a seguir y depende de variados factores que van de lo simple a lo complejo donde las posibilidades pueden ir desde un “masaje relajante” hasta situaciones que requieran el apoyo de profesionales.

Reflexionando:  lo contrario de “estrés” es “relax” que viene del latín”relaxare” que significa aflojar, relajar, soltar.  Es un verbo derivado de “laxus” que significa flojo, laxo, suelto.
Es importante que lo tomemos en cuenta pues como vimos el “estrés” – en una dosis adecuada – es positivo, pues nos impulsa al logro de los objetivos que nos tracemos  y en contraparte el “relax” es divino, pero en un extremo nos puede hacer caer en lo “laxo” donde no hay límites ni exigencias.  
Como enfrentar el estrés?  Desde mi experiencia una mirada que puede aportar en su propia búsqueda:

CONECTANDO CON UNO MISMO(A)

  • Un espacio de reflexión personal puede ayudar a descubrir el origen de nuestra tensión y así poder trabajar en ella.  Podemos hacerlo en silencio, con música, videos, conversaciones, caminatas, etc.
  • Ser conscientes de nuestra respiración, identificar donde se focaliza el estrés en nuestro cuerpo: los hombros, la espalda, la cabeza, etc. nos ayuda a escucharnos.
  • Ser consciente como impacta el estrés en nuestras relaciones personales (con la familia, compañeros y amigos)  es muy valioso, para ello puedes preguntar a quienes más te quieren como te comportas con ellos, recuerda solo escuchar y agradecer.

CONECTANDO CON EL EQUIPO

  • Como líder de un equipo es necesario observar a cada colaborador en los momentos de tensión para oportunamente brindar soporte e identificar la causa.
  • Generar espacios de conversación.
  • Observarte como reaccionas en los momentos de tensión con los miembros del equipo, identificar que es lo que “gatilla” ese comportamiento para trabajarlo.

CONSIDERANDO LA SALUD:

  • Cuando el cuerpo nos envía alertas a través de síntomas ( dolores de cabeza, mareos, adormecimientos, tic´s, etc) debemos hacerle caso y prestar mucha atención.
  •  Dilatar las visitas al doctor no es algo positivo. Cuando sientas que debes ir al doctor ponlo en tus prioridades del día. Tu salud no tiene escusas. ¿Cuántas veces lo has postergado?
  • Automedicarte no identifica el origen del problema y puede ser contraproducente con la salud.
  • El ejercicio físico ayuda a liberar el estrés y te puede ayudar a descubrir el origen para enfrentarlo. Anímate a programar en tu semana dos o tres veces mínimo de un espacio para ti.

DEFINIENDO PRIORIDADES Y PLANIFICANDO

  • Hacer un FODA ( Fortalezas, Debilidades, Oportunidades, Amenazas) de la situación que estás viviendo puede aportar en identificar los problemas y las soluciones
  • Priorizar los problemas identificados es muy importante para que se pase a la planificación de la solución
  • Establecer un plan con acciones concretas con actividades alcanzables y fechas definidass, que tengan como objetivo minimizar los problemas identificados que causan tensión.  Esto debemos hacerlo en todas las dimensiones que consideremos ( la familia, el trabajo, personal, espiritual, etc) pero ir avanzando progresivamente con automotivación.
  • Establece indicadores y al cumplirlos felicítate!  Hay que celebrar estos logros para cargar baterías y continuar el proceso cuantas veces sea necesario.

 CONVERSACIONES VALIENTES

  • Si estas tensiones son ocasionadas por conversaciones pendientes, prográmalas cuanto antes para dar solución a los aspectos que tu sentido común te indica debes resolver.
Te dejo con este video practico que puede ser una herramienta de relajación y encuentro personal:

Compartir


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *